Obsso, una app de consumo colaborativo con corazón extremeño.

Os presento un proyecto prometedor de un joven emprendedor y amigo que abandonó su puesto de trabajo por una idea, un sueño. Se trata de Víctor González Canito (@vgcanito) y junto a su equipo han creado una app muy interesante basado en el consumo colaborativo y que está generando bastante expectación. Os presento Obsso.

¿Qué es Obsso?
Obsso es una App móvil gratuita que te permite de manera rápida, y sencilla intercambiar con tus amigos los objetos que ya no utilizas por otros que deseas.

Obsso cambia la manera de consumir de las personas. Ayudamos a las personas a seguir consumiendo productos que desean sin necesidad de intercambio monetario, sólo con los recursos que tienen en posesión o servicios que pueden prestar.

Obsso se plantea como la App de consumo colaborativo que permite intercambiar productos o servicios entre consumidores. Conecta a la personas a través de sus smartphones para dicho intercambio. El mejor lugar para intercambiar cualquier objeto es “cualquier sitio”. Allí donde se encuentren nuestros usuarios pueden atender a sus amigos que necesitan o desean productos que el primero tiene en posesión pero no quiere en realidad.

Productos u objetos que están abocados a ser tirados a la basura recuperan su valor porque resultan interesantes para otros usuarios que los desean. Objetos de decoración que vamos a renovar, libros, ediciones limitadas de discos que tenemos en casa, servicios que podemos prestar a cambio de estos objetos…. En definitiva, cualquier cosa es susceptible de cambio si a nosotros nos ha dejado de interesar y otro lo puede desear.

¿Cómo nace la idea?
La idea nace con la vuelta a casa después de 6 años viviendo fuera por estudios. Volví a una habitación llena de objetos valiosos pero que no podía usar o ya había usado. Libros, lámparas, estanterías, juguetes, máquina de escribir, material deportivo (espinilleras, patines, balones…) todos estos objetos podían ser usados y disfrutados pero no tenían personas que les diesen vida. Pensé venderlos en Ebay pero resultó tan impersonal y me proporcionaban tan pocos ingresos que decidí que esos objetos debían ser compartidos con personas que los valorasen adecuadamente. De ahí nació la idea de lo que se ha convertido en Obsso. Recuperar la satisfacción de compartir con tus amigos es lo que queremos lograr.

¿Qué personas estáis implicadas en el proyecto?
A día de hoy tenemos 8 personas que hoy forman el equipo de Obsso y han llegado al proyecto por compartir la filosofía de vida con la App. Han querido formar parte de este proyecto por tener las mismas creencias de compartir y ayudar a los demás, todos y cada uno hemos firmado un pacto de ayuda en proyectos personales en contraprestación a los servicios prestados a Obsso. O sea, hemos hecho trueque para conseguir hacerlo realidad.

Ya podéis descargar la app y podéis echar un vistazo a su web (obsso.com) donde estaréis al tanto de novedades, su blog donde podréis encontrar los manifiestos Obsso y mucha más información acerca del proyecto y sus creadores.

La filosofía de este equipo de jóvenes emprendedores está basada en un manifiesto que han creado y que define la esencia del proyecto: “La vida es simple. Tus antiguas pertenencias solo tienen valor sentimental. Olvídate del valor monetario. Intercambia los objetos que ya no usas por otros que desees. Deshazte de cosas inútiles. Muévete. Solo tú controlas tu mundo. No acumules lo que no necesitas. Comparte. Las cosas mueren si no les das uso, vida, alma… Si algo te gusta, pídelo. Busca el lado más hermoso de las cosas. Esta es nuestra manera de pensar, este es nuestro estilo de vida.

Personalmente, les deseo toda la suerte del mundo 😀

¿Estás desarrollando un proyecto innovador y quieres que te ayude a difundirlo? Contacta conmigo y hablemos

639 Words
1462 Views

Abel Hernández. CoFounder @agencia_visual. Embajador @Hootsuite en España, Co-delegado de #AERCO en Extremadura y ManIger de @igersextremadura. If you liked this post, check out Remotte, el mando extremeño que controlará las Google Glass