Hola mi amor, yo soy tu #influencer

Seguro que sigues en alguna red social, a más de una marca o persona que comparten sus recomendaciones de ropa, suben estratégicamente los restaurantes o tiendas que visitan o en sus fotografías aparecen discretos elementos que aluden a tal marca. Esto, a mí personalmente, me gusta a medias, pues al resto de mortales que tenemos una vida no tan excitante, nos supone un nivel de envidia (en algunos casos no es sana, os lo aseguro ;) y de admiración que si no se cuida, puede desembocar en un cierto rechazo por tal personaje.

Es el caso de Paula EchevarríaJosef Ajram y un largo etcétera de personajes que aprovechan su tirón para ponerse tal modelo de ropa o decir “dónde está el límite”, y su gran masa de seguidores se convierten en pequeños altavoces de esa marca o producto… Pues bien, por si no lo sabías, estos perfiles en el mundo online se llaman INFLUENCERS. Un influencer es una persona con gran volumen de seguidores en redes sociales o visitantes en su blog con una audiencia definida: puede ser un famosos o personas que tienen un perfil muy definido, como pueden ser deportistas, músicos o tú, si tú.

A nivel publicitario, la empresa o marca contrata sus servicios y realiza lo que llamamos “marketing de influencia

”El poder de recomendación e influencia de las redes sociales es muy efectivo, y este hecho no ha pasado desapercibido para las marcas y empresas”

Internet es un excelente medio para que personas anónimas se conviertan en referencia para sus seguidores, ya sean de moda, cocina, cosméticos, deportes o cualquier campo que pensemos, y este hecho no ha pasado desapercibido a empresas o marcas, que buscan aliarse con estos “líderes” en sus respectivos nichos de opinión. Este nuevo aspecto publicitario es muy antiguo, pues estamos acostumbrados a ver a personajes famosos en anuncios recomendando tal gomina o a Bertín Osborne recomendando una marca de jamón a un romano en uno de los anuncios más surrealistas que he visto. Ejemplos de estos nuevos influencers puede ser Isasa Weis, especializada en grabarse en vídeo maquillándose o dando trucos de belleza y recetas. Consiguió pasar a la televisión gracias a sus miles de fans, pero con no tanto éxito y otro ejemplo es Mikel López Iturriaga, autor del blog de cocina más famoso de nuestro país, el Comidista con una audiencia brutal gracias a compartir trucos y recetas de cocina.

Si queremos identificar a nuestros #influencers, tenemos que hacer un trabajo de localización y búsqueda bastante importante. Herramientas como Pirendo o Hootsuite (de la que soy Embajador y Partner), tienen búsquedas por el índice Klout (herramienta de medición de influencia) y nos ayudan a encontrarlos. Pero si queremos estar en contacto con ellos de forma rápida y sencilla, el equipo de Influencity se lo pone bastante fácil a empresas e influenciadores. Influencity está compuesto por un equipo joven que han puesto en marcha esta plataforma 100% nacional, que según ellos, es “La primera comunidad que une a personas relevantes con alta reputación online con las marcas que siguen y se sienten identificados”, esto engloba a YoutubersInstagramersblogueros, etc con agencias de comunicación, marcas, pymes o startups.

Además del proceso de alta que es muy sencillo (tanto por parte del perfil de persona como de empresa) y posee un aspecto muy importante, que son los datos o métricas que devuelve, para poder medir si tu campaña ha sido satisfactoria o no. Sólo tienes que rellenar un formulario describiendo tu audiencia, plataformas en las que escribas y tu Facebook y Twitter y listo! Espero que este proyecto crezca y tengan toda la suerte porque cuentan con un equipo supe

Os invito a que la veáis, y rentabilicéis el #influencer que llevas en tí 😀

¿Qué te parece esta “nueva profesión” de “recomendador” o “influencer”?

710 Words
1641 Views

Abel Hernández. CoFounder @agencia_visual. Embajador @Hootsuite en España, Co-delegado de #AERCO en Extremadura y ManIger de @igersextremadura. If you liked this post, check out 5 Tendencias en ecommerce para 2016 y algunos datos más.